jueves, 28 de enero de 2010

5

¿Cuando ves a los pajaros deseas sus alas?
¿Cuando ves a los peces deseas sus branquias?
Si no puedes tener ni lo uno ni lo otro
¿que útilidad tiene desesperar por poseerlo?
¿No es mejor usar las piernas
y hacer el camino de la tierra?

Querer ser lo que uno no es
y desear lo que uno no puede tener
son fuentes de profunda tristeza.
Extiende tus potenciales,
contentate con lo que tienes cerca
y haz cuanto tus recursos te permitan.

Olvida lo que no puedes resolver
y acogete a lo que puedas hacer.

1 comentario:

  1. Que facil es decirlo... pero nos meten mucha mierda en la cabeza, y aunque razonemos y nos digamos mil veces las verdades que cuentas, nos crean demasiados deseos desde demasiado pequeños como para no querer alas para volar.

    un beso Dani! :]

    ResponderEliminar