lunes, 5 de julio de 2010

6, 7 y 8

6
No hay mayor fuente de frustración
que exigirle al mundo lo que te debe dar
no hay mayor dolor
que crear tu propia injusticia.

Pedir de más a lo que de por si da mucho
es no saber lo que uno tiene
es tener un agujero en la mano
en la que se pierde lo recibido.

Gritarle a las nubes para que riegue tu jardín,
cuando ha llovido durante la semana
es no saber apreciar el agua que recibió,
es no agradecer el tiempo que fue verde.

Disfrutar en la primavera y reflexionar en el invierno,
es la actitud de aprender y crecer,
forzar los estados y desear siempre pleno ánimo,
es la ruina del propio equilibrio.



7
Hay un tiempo para caminar solo,
otro para hacerlo acompañado
Hay un tiempo para el luto
y otro para la fiesta y el regocijo.

Es imprudente durante el duelo
hacer mofa del dolor ajeno
y durante la celebración
llorar a pleno pulmón.

Es innecesario rasgarse las ropas
cuando se va un ser querido
y caer ebrio y descontrolado
cuando se festeja un evento.

Mayor fruto tiene aceptar cada cosa en su momento
y tomarlo con el comedimiento adecuado
que contravenir las propias necesidades
y dañarse innecesariamente a uno mismo.



8
Tapar los agujeros con malos tablones
es asegurar una caída,
cegar los pozos con descuido
es arriesgarse a un desprendimiento.

Afrontar los sentimientos y comprenderlos
es mejor que evitarlos y pervertirlos,
lo que hoy no se trabaja adecuadamente
vuelve mañana con el doble de fuerza,
lo que se deja pudrir largo tiempo,
se convierte en ponzoña e infección.

Buscar refugio en mal árbol
es arriesgarse a que caiga una rama sobre ti,
más vale estar al sol y elegir bien
que correr para huir y ser apaleado

1 comentario: