miércoles, 14 de marzo de 2012

Movimiento estudiantil mío ¿tu también?

Confirmado queda que la última vez que voy a un encierro en la Universidad de Sevilla ha sido ésta, a menos que los astros se alineen, claro está. Mis motivos, aquí expuestos:

1º Convocatoria realizada de forma apresurada e ineficaz

2º Motivo de la convocatoria poco claro

3º Objetivos del encierro poco definidos y distintos a los que se convocó

4º Actitudes acríticas y de masas en el grupo

5º Mal uso de herramientas, convocatorias y espacios

6º Orientación del movimiento bastante desenfocado

7º Participación e influencia de otros colectivos no clarificada


Un encierro convocado por facebook con cuatro días de antelación y en el que se avisa al decano del centro en el mismo día poco respaldo va a tener. En caso de que hubiese ocurrido algo excepcional y repentino y tuviésemos la necesidad de reunirnos, se podría comprender. Pero hasta donde yo se, la huelga general llevaba anunciada y convocada desde hace un tiempo.

Tampoco resulta nada útil el hecho de que l@s asistentes no supiésemos para que se nos ha convocado. Por un lado, que si la Pablo de Olavide ha convocado encierro,que es la primera vez que lo hacen y nos reuníamos en señal de apoyo, por otro, que si es para debatir sobre el proyecto de universidad 2015 y, por otro más, que si la huelga y la organización de la misma. No saber a lo que vamos y para que vamos ya dice bastante de la organización del evento y de quienes asistimos al mismo y allí nos quedamos sin saber para que lo hacemos. Desde luego nada bueno. Le añadimos un plus si en la reunión la cuestión se centra sobre uno de los temas de la convocatoria, la huelga general, y se ignora el otro, la estrategia de Universidad 2015. En especial, cuando ante las peticiones de que se debata sobre el segundo todo lo que se responda se "si quieres lo podemos explicar otra vez". No hay nada que explicar, lo que se pide es debate y discusión. El texto lleva su tiempo paseando, queda a mano de cada cual leérselo si le apetece.


Una de las cosas que más me está repateando es el poco sentido crítico del movimiento, en el que basta que alguien se mueva en una dirección o cante una consigna para que el resto, lleno de fervor, siga el son que le marcan. Y con esa actitud terminan pasando cosas poco aceptables. Me parece cosa repugnante y fuera de lugar, que ante el hecho de que algun@s compañer@s lleguen tarde y por eso no se les permita entrar, el movimiento corte un concierto que nada tiene que ver con lo que está pasando como medida de presión para que se les permita acceder a "l@s nuestr@s". Aporrear los cristales del rectorado y gritar para molestar a otras personas para conseguir lo que queremos nos rebaja a una muchedumbre ruidosa sin principios. Hablar de libertad, de justicia y de ética es algo que en primer lugar parte de nosotr@s, no algo que se le pida al resto y que podamos saltarnos a la torera. Y si me molesta algo de lo que no he sido víctima, cuando uno ya se ve implicado, un poco más si que me cabrea. Básicamente que te traten como un rehén para intercambio de prisioneros no creo que sea plato de buen gusto para nadie. Que una multitud decida que no vas a salir a menos que los de seguridad dejen entrar a otro creo yo que se podría considerar secuestro. Pero bueno, santa paciencia y vamos a la reunión a ver de que va el tema.


El resultado estaba escrito antes de que pasase. Los de siempre hablamos, lo que quieren los de siempre es lo que se hace y el eterno bucle de tiempo perdido se repite. Creo que ya va siendo hora de que se comprenda que lo oportuno de las ideas va en base a los argumentos que la respaldan y que las mismas, por respetables que sean, no tienen la misma validez. En base a eso, cada cual debería traer una propuesta, una idea fundamentada que presentar y discutir. La alternativa es la que estamos practicando: ir a las reuniones, crear un orden del día perdiendo una hora en el proceso, dar orden de palabra, mirarnos las caras, repetir lo que ya se ha dicho... todo para convencernos de que el proceso está cargado de bondad y de democracia. No olvidemos una cosa, todo derecho conlleva una obligación pareja, y la libertad de expresión debe estar acompañada de la responsabilidad de lo que se dice. Se prefiere crear comisiones y asambleas para todo, cuyo resultado final no es, ni de lejos, un arma que esgrimir contra el sistema que nos está comiendo, solo un conjunto de prácticas o ideas que usar para una cuestión concreta y que tampoco es que resulten muy eficaces.


Por esta misma linea está el asunto de convocar un encierro para hablar sobre la huelga general. A ver si relajamos los ánimos y nos damos cuenta de que la huelga se va a hacer se reúna el movimiento estudiantil (que por lo visto se reduce a menos de 80 personas) o no lo haga. El asunto se plantea con una perspectiva en la que se olvida que quienes nos hemos reunido somos una pequeña parte de todas las personas que respaldan la huelga. Pero claro, nosotr@s somos la pureza y el bien supremo, el resto, es otra cosa... menos si hablamos del SAT, que al parecer si ha sido aprobado en algún momento (en el que aparecer yo no estuve presente) como ente aceptable con el que juntar bandera. Y como somos el único colectivo que puede salvar el mundo tenemos que hacer muchos piquetes y mucho ruido. Me pregunto, si un piquete se basa en la técnica a la hora de aplicarlo y en la fuerza para mantenerlo ¿como los vamos a llevar adelante si la experiencia que tenemos es nula y además somos poc@s? Y si vamos un poco más allá... ¿es ético que decidamos que la gente pueda acudir o no a su puesto de trabajo? Ah, es verdad, se me olvidaba que en el movimiento estudiantil ya sabíamos de antemano la respuestas más profundas del universo.


Un paso más allá ¿es realmente necesario hacer un encierro para hablar sobre esto? Creo yo que los encierros son momentos que tienen que tener un significado y un simbolismo, la oposición a la agresión perpetua del sistema. Un reflejo de que el ámbito universitario se mantiene firme contra sus ataques. Al parecer, esto está cambiando a una cosa distinta, y lo a lo que está derivando es a que el Rectorado es el centro de operaciones del MAE y los encierros sus convocatorias para la organización y la discusión. Que no se me malinterprete, no es que no respalde al grupo (siendo la mayoría gente a la que conozco y quiero), si no que debería de usarse las herramientas con más prudencia y no querer abrir una lata de atún con un destornillador, porque ni vas poder abrir la lata ni la punta del destornillador va a durar. También tengamos en cuenta, que cuando uno quiera a alguien, tiene que ser honesto y claro, y me parece que el MAE está tomando un camino en el que se organizan actividades y debates en las que el plan que ya traen ciertas personas es el que se implementa.


Para terminar, la crítica de siempre y que nadie escucha ¿Hacia donde estamos caminando? Tenemos claro que no queremos lo que viene ¿pero queremos el sistema rancio y feudal que tenemos ahora mismo? ¿Realmente es mucho mejor que lo que se nos viene encima? Las medidas neoliberales y opresoras que plantea Patricia Botín y sus consejo de sabios no es más que la evolución natural del sistema que tenemos actualmente, así que algo tendremos que hacer para que no le crezcan más ramas a esta mal arbusto. Es cierto que tenemos que hacer una oposición feroz ante la nueva oleada que se avecina, pero la otra vía está descuidada. Me resulta casi hiriente que se diga que hay propuestas y una tabla reivindicativa hecha, como si yo lo desconociese o viniese a hablar sin saber, cuando precisamente yo estuve implicado en la elaboración de esas tablas. Sigue sin ser suficiente. Tenemos que tener una propuesta real y consistente. Un programa lo suficientemente válido como para que fuese factible llevarlo a cabo si pusieran el Ministerio de Educación en nuestras manos. Solo así le daremos a la apoltronada y temblorosa comunidad educativa un flotador al que se puedan agarrar y un punto en común desde el que progresar y unir fuerzas.


Siento si lo que he dicho hiere la sensibilidad de quien lo lee, nada más lejos de mi intención. Pero recordemos que todas las personas se pueden sentir molestas y actualmente me siento bastante molesto con el curso en general de los hechos. La guerra no empieza fuera, sino dentro de las personas y hasta que no tengamos clara cual es nuestra ética y nuestros principios como sujetos y como colectivos seguiremos siendo gotas en el mar, que por mucho que se separe un tiempo vuelve a ser reabsorbida por la masa que nos maneja.

lunes, 5 de marzo de 2012

Credo de Negación

http://www.youtube.com/watch?v=UTPEN8kEsGY&feature=related

Que estas palabras sean mi promesa y guía

durante los tránsitos del amanecer y el atardecer

la quietud de la noche y las sombras del mediodía.


Que nunca olvide que la tierra no es mía.

pues es herencia atemporal que conservar,

eterna deuda para la generación que se avecina.


Que no me abrace a la dogmática del poder,

esposa y cordel que la libertad apresa y extermina,

que mutila las almas con grandes bocas

de tiburones humanos llenas de sangre de ciudadanía.


Que nunca me suba al atril a dar lecciones

que crea que mis palabras sagradas y benditas

ya que es el camino a las estancias primeras

de la soledad duradera y a la soberbia infinita.


Que nunca olvide la perpetua amenaza

de las luces de neón de este Sistema que nos asfixia,

brillante trampa para moscas ya domesticadas

que mantienen nuestras voluntades adormecidas.


Que cada día recuerde la negra y rojiza mancha

que porto al vivir inconsecuentemente mi vida,

que cada comodidad y posesión que tengo

proviene de otras personas que lejos se marchitan.


Que en los numerosos espectáculos del circo

no me distraigan de mi meta definida

que la danza de los galardonados títeres

no me enreden en sus hilos untados de falsa ambrosía.


Que al mirarme al espejo no me desprecie ni dañe

por no ser como la dicta las normas vacías

que mi autenticidad y naturalidad estén por encima

de las pautas y corsees que siempre nos piden pleitesía.


Que no confunda el potente deseo de mejorar

y convierta la existencia en una lucha baldía

y olvide que la cordialidad y la gentileza

son el alfa y el omega de toda armonía.


Que tenga presente que aunque se levante la guerra

contra quien luche es de mi misma sangre y familia

que no hay más separación en la humanidad

que la que las élites difunden y prodigan.


Lo que con sangre se levanta solo con sangre perdura

y solo se ha de derramar si no quedan más salidas

o cualquier nuevo mundo se convertirá en reino heredero

de una humanidad siempre maldita.