lunes, 15 de julio de 2013

59, Muerte

La gente se lanza sobre la muerte
o la esquiva toda su vida.

Quien se lanza sobre ella emplea el dogma
¡La muerte es el final! ¡La muerte es solo un tránsito!
Y con una de esas afirmaciones cierran o abren sus puertas,
crean sus rituales y viven para la otra vida
o esperan el abrazo de la nada cuando acaba ésta.

Quien la esquiva, la rehuye y no la ve
se preocupa constantemente por la perdida y la enfermedad
y siente una terrible angustia cuando la muerte aparece.

Quien no acepta la muerte
siente un terrible pavor por la vida para no perderla,
quién la acepta pero niega otras vidas
asegura lo que desconoce
y no se prepara para un camino más largo,
quien la acepta y creen en otras vidas
vive con esperanza
pero se compromete con un mañana demasiado lejano.

¿Quién está en lo correcto?
Evitar acerca aquello que se rehuye,
por lo que esquivarlo no es correcto.
Afirmar rotundamente garantiza el error,
por lo que dogmatizar no es correcto.
Vivir para mañana niega aprender hoy,
por lo que vivir para el futuro no es correcto.

Por eso,
aceptar la existencia de la muerte es correcto,
aceptar la incetidumbre es correcto,
aceptar el momento presente es correcto.

¿Si la muerte es inevitable
y se presenta por si misma
para que buscar respuestas
que se darán en su momento?

No hay comentarios:

Publicar un comentario