sábado, 4 de diciembre de 2010

El Cuento del Pozo

http://www.youtube.com/watch?v=8t9tzCUZuWQ&feature=related

A pesar de lo que cree toda la gente, el Mundo no existe como nosotros pensamos. Existen millones de mundos, uno por cada persona que vive, vivió y vivirá. Los mundos de los que vivirán son pequeñas semillas que esperan a que su poseedor despierte en ese lugar que los humanos llaman Realidad. Los mundos de los que vivieron se separan cuando éstos vuelven al Sueño en el que realmente se Despierta y los fragmentos se unen a los mundos de los que viven.

Cada mundo posee un Pozo, grande y profundo, tanto que se conectan con el centro del mismo y de éste nace toda maravilla. El Núcleo es el corazón de todas las cosas y a él viene y va lo que hay sobre el mundo y bajo él. Es la fuente de la que nace todo lo que una persona tiene en su mundo. El Pozo que llega hasta el núcleo tiene una forma siempre distinta, según los sueños del que vive, pero por sí mismas, las aguas son claras y tranquilas. En la parte de la superficie viven unas pequeñas criaturas, de apariencia también distintas según los sueños del que vive en él. Siempre están ahí porque necesitan que el que vive las alimente y cuide y cuando se hace bien nadan hacia dentro, profundo, donde se convierten en los Guardianes que protegen las aguas que dan vida al mundo del viviente.

Por algo que aún se desconoce, quizás porque realmente también forma parte de los sueños del viviente, el agua del Pozo se puede envenenar y nacer en sus aguas criaturas horribles que se alimentan de ese veneno. Se vuelven grandes y poderosas y se enfrentan a los Guardianes del mundo, queriendo vencerlos. En esta lucha, los campos se marchitan, el cielo pierde el azul, las estrellas se apagan y los ríos se secan. Y si las criaturas horribles vencen a los guardianes, éstas tomarán al viviente del mundo y le arrebataran la capacidad de alimentar a más guardianes, convirtiéndose en los amos de un mundo marchito y triste.

Pero los mundos de los vivientes no son solitarios, se superponen a los de los demás y juntos forman el Mundo. Por ello, las aguas de los Pozos que se han vuelto ponzoñosas y albergan a las criaturas horribles se pueden extender a otros. No obstante, aquel agua que es pura puede limpiar los Pozos de otros y sus Guardianes pueden luchar en las profundidades de otros mundos, para liberar a los demás vivientes del ataque de las criaturas horribles.

En los tiempos antiguos, cuando los vivientes soñaban en sus mundos con hadas y magia, al agua venenosa se le llamó Odio y al agua pura que la elimina Amor. Se dice, que cuando el Amor toca el Odio, éste se repliega y que en nada puede hacer frente al agua pura. También se cuenta que un viviente puede nadar en el Pozo de otro viviente cuando estos están puros y si todos los Pozos albergaran Amor, la humanidad podría nadar por siempre en los corazones de todos los mundos ¿Pero porque creer lo que cuentan las últimas hadas?