martes, 14 de diciembre de 2010

22-XIII-2005 La Muerte

Que curiosa es la Muerte y que impertinente. Siempre curioseando, fisgoneando en todos los lugares ¡No hay uno que no conozca! La madre de la igualdad, la primera entre las justas, la reina de las lágrimas, la hermana de la Vida, el más incomprendido de los temores… ¡Qué gran doncella! ¡Quién no la conoce!¿Quién no ha visto sus manos, unas veces tan delicada, otras tan burdas!¡Siempre tan cerca de su vulnerable hermana, que amor tan grande, que siempre quiere tenerla cerca, que a veces se lleva tan lejos! Más joven, pero más sabia y misteriosa que su hermana ¿Acaso a quien se hablar mejor de ella que de su hermana?¿No es cuando ella desea pasea con la Vida cuando los demás queremos pasear junto a su hermana, cuando de verdad la apreciamos?¿Sabemos dónde se dirige cuando se pasea con ella?

¡Qué dama! ¡Qué interesante de conocer, que terrible de trata! Siempre tan atareada, que solo te concede un segundo…