lunes, 5 de marzo de 2012

Credo de Negación

http://www.youtube.com/watch?v=UTPEN8kEsGY&feature=related

Que estas palabras sean mi promesa y guía

durante los tránsitos del amanecer y el atardecer

la quietud de la noche y las sombras del mediodía.


Que nunca olvide que la tierra no es mía.

pues es herencia atemporal que conservar,

eterna deuda para la generación que se avecina.


Que no me abrace a la dogmática del poder,

esposa y cordel que la libertad apresa y extermina,

que mutila las almas con grandes bocas

de tiburones humanos llenas de sangre de ciudadanía.


Que nunca me suba al atril a dar lecciones

que crea que mis palabras sagradas y benditas

ya que es el camino a las estancias primeras

de la soledad duradera y a la soberbia infinita.


Que nunca olvide la perpetua amenaza

de las luces de neón de este Sistema que nos asfixia,

brillante trampa para moscas ya domesticadas

que mantienen nuestras voluntades adormecidas.


Que cada día recuerde la negra y rojiza mancha

que porto al vivir inconsecuentemente mi vida,

que cada comodidad y posesión que tengo

proviene de otras personas que lejos se marchitan.


Que en los numerosos espectáculos del circo

no me distraigan de mi meta definida

que la danza de los galardonados títeres

no me enreden en sus hilos untados de falsa ambrosía.


Que al mirarme al espejo no me desprecie ni dañe

por no ser como la dicta las normas vacías

que mi autenticidad y naturalidad estén por encima

de las pautas y corsees que siempre nos piden pleitesía.


Que no confunda el potente deseo de mejorar

y convierta la existencia en una lucha baldía

y olvide que la cordialidad y la gentileza

son el alfa y el omega de toda armonía.


Que tenga presente que aunque se levante la guerra

contra quien luche es de mi misma sangre y familia

que no hay más separación en la humanidad

que la que las élites difunden y prodigan.


Lo que con sangre se levanta solo con sangre perdura

y solo se ha de derramar si no quedan más salidas

o cualquier nuevo mundo se convertirá en reino heredero

de una humanidad siempre maldita.