miércoles, 5 de septiembre de 2012

52, Hermandad


La Humanidad es una sola cosa
y aunque dividida en sujetos
corresponden a la misma naturaleza.

Quién niega su parentesco
queda solo
quién blinda su parentesco
crea sectas
quien acepta su parentesco
tiene armonía.

Quién bien obra
tiene tanto de humanidad
como quién mal obra.
¿Entonces, porque hacer
una distinción de esencia?
¿Porque convertir radicalmente
a unos enemigos
y a otros en aliados?

Los actos definen a la persona,
no obstante no son lo mismo que está
¿Si eso es suficiente para conocerlas,
para que tantos juicios de valor?
¿Si cada acción tiene una consecuencia,
para que atacar a la persona?

Quién acepta su hermandad,
es capaz de ver el acto
pero amar a la persona,
puede proteger a quien lo necesita
pero no lo ve como a un inferior,
se opone a quien daña,
pero no busca su destrucción.

51, Lucha


¿Como se puede luchar bien
si se tienen los brazos rotos?
¿Como se sabe contra que se lucha
si se está rodeado de tinieblas?

Dejar sueltar la rabia
solo trae más enfrentamiento,
atacar para satisfacer la propia ira
solo crea víctimas innecesarias.
La contienda se vuelve eterna
y el mundo se llena de injusticia.

Por eso,
aplaca tu crítica,
frena tu colera,
mira la raíz
y contempla el problema.

Solo quién conoce bien una planta
sabe que rama debe podar,
solo quien mira a las nubes
sabe porque falta el sol.

Quien lucha para demostrar que lucha
ha perdido la batalla antes de empezar.
El que quiere originalidad para ser único
es la más artificial de las personas.
El que habla para demostrar su saber
es el más miedoso de los ignorantes.

Entonces ¿Para que esforzarte
para demostrar que te esfuerzas?
¿Porque no levantar la lucha desde
la auténtica raíz de tu ser?
¿No hay más paz en la lucha
que se hace por si misma?

La obsesión por cualquier meta
desorienta a cualquier mente
y la hostilidad se hace perennemente manifiesta.

50, Camino


A quien ves maldad
te dice lo que tienes que hacer,
a quien ves bondad
te dice lo que tienes que hacer
¿en que se diferencian entonces?

¿Quién desdibuja su camino
y con su tierra te ayuda
a hacer el tuyo propio?
Quién así proceda será
quien busque el bien para ti.

El que se cree justo
constantemente dicta sentencia,
quien se cree bueno
a todos los compara consigo mismo,
pero en su interior viven con miedo.

Por ello ¿Deberías preocuparte
por lo que elocuentementen dicen unos y otros?
¿Que ayuda pueden prestar los que solo
quieren justificarse a si mismos?

Busca tu propia camino
mirando hacia tu interior
y vertiéndolo al exterior.