martes, 17 de mayo de 2011

Quizás...

Me gustaría que esta entrada resultara conmovedora, los suficiente como para que todos al leerla y comprederla lloraran, pero no me voy a esforzar en que lo sea. Que sea un acto libre, porque a quien sea le apetece hacerlo, porque quiere, no porque se le obligue o porque deba. Esta entrada no tiene ni tendrá valor, no es una obra literaria que espere reconocimiento ni opinión, lo único importante es lo que sienta cada uno y solo eso. Quizás sea útil como instrumento para saber que es lo que le duele a cada uno o lo que sabe acerca de como están las cosas. Por supuesto usaré a Alanis y tampoco es importante lo que opináis sobre ella. Si os gusta su voz, sus movimientos espásticos, la calidad del video o el rimel que usa es secundario. Tenéis la opción de hacer clicq en sus links y escuchar/leer las canciones que he elegido y ver que es lo que os inspira a pensar dentro de la intención que tiene esta entrada. Y es que muchas cosas secundarias las hemos convertidas en primarias y las primarias hemos querido ignorarlas aunque nos estén dejando sordos con sus gritos.


http://www.youtube.com/watch?v=PBefMFTQN0I

Después de algunos reconocimientos, algunas cosas bien escritas y algunos laureles me he creído algo más bueno que el resto. No dejéis que os pase si lo que realmente queréis es estar con los demás, querer, ayudar, o empezareis a irritaros por lo que los demás no saben o no hacen. Y entonces, creyendo que tenemos algún criterio de bondad exigiremos y con eso vendrá nuestro sufrimiento y el de los demás. Al fin y al cabo, lo que todos queremos en el fondo es lo mismo. Seguridad, bienestar, cariño, aprecio, cuidados, una explicación sobre el mundo... pero nos perdemos en las vías para lograrlo y acabamos consiguiendo justamente lo contrario. Y en ese contrario caemos en el control. Ese control quiere atar a los demás para que hagan lo que "deben" pero también nos ata a nosotros con lo que "debemos", con la perfección , con la excelencia, con la superioridad... y ya todo son brumas y confusión. Invadidos de criterios que nos alejan de nosotros mismo y de los demás, siempre perdidos, llanto y rechinar de dientes. Y los que hablan de respeto e injusticia caen en la sorna y la burla de los que no piensan como ellos, se convierten en inquisidores de los inquisidores.


http://www.youtube.com/watch?v=t4XrknSl5OY

No se en que momento o a que se debió, posiblemente sea una forma de no-tan-buena-adaptación que casi va de suyo en el ser humano. Pero tenemos libertad para elegir cuando nos dan la opción y la vemos clara y verla clara es cuestión muchas veces de quererlo hacer. La pregunta es porque no nos están dando la opción. Quizás nadie nos está descubriendo como estamos viviendo bañados en sangre, quizás porque ni si quiera a nosotros mismos nos interesa. Es mejor discutir del aborto y de la eutanasia, cosas que se aplicarían en muy pocos casos, dando de lado a los problema que afectan a millones. Es mejor para nosotros tener este circo para sentirnos poderosos moralmente. Discutir sobre la vida, sus fundamentos y acabar remontándonos a la existencia de Dios. Creer que estamos discutiendo cosas elevadas para las que se requiere una gran evolución social.

Pues bien, mira tu ropa y tu ordenador y tus muebles y tu juegos y tus libros... y ahora dinos, cuentanos de donde han salido. Hazte la pregunta ¿como los hemos conseguido? ¿Sabes la respuesta o tienes que informarte? No saber no produce mal siempre que se tenga inquietud por conocer lo que se debe ¿Y que es lo que se debe conocer? ¿El ciclo del agua, la fotosíntesis, el calculo de raíces cuadradas? ¿O quizás de donde salen los recursos, que efectos tienen nuestros actos en los demás y el de los demás en nosotros, que coste está teniendo nuestra forma de vida en nosotros y en el resto?

¿Que respuesta damos a las preguntas que se nos hacen? ¿Son nuestras? ¿O a caso coreamos las explicaciones de nuestros amigos, nuestra universidad, nuestro partido, nuestra iglesia? ¿Nos hemos vuelto impresionables ante las explicaciones o simplemente cómodos y por eso aceptamos sin crítica lo que mejor nos conviene? Quizás retiramos la vista del mundo porque nos sentimos abrumados y no vemos medio ni fin. Y por no ver el sufrimiento que estamos ocasionando somos caínes de nuestros propios abeles y abeles de nuestros propios caínes.


http://www.youtube.com/watch?v=425NbS1dUGs&playnext=1&list=PLB502DB9D93006AE4

Estamos inmersos en un vórtice de creencias no cuestionadas y al final lo que acabamos es cuestionándonos a nosotros mismos y a los demás. Es cierto que el humano puede ser un lobo para el humano, pero así no van bien las cosas. Pero mientras sigamos manteniendo la misma pose por miedo e incertidumbre, todo seguirá en falso estatismo y normalidad.

Solo la humildad nos puede salvar pero no la humildad que nos han vendido. Ya basta de bajar la cabeza frente a las palabras de los prepotentes y de los convencidos, de los que esgrimen ciencia, tradición y superstición como herramientas del poder. Ya basta de piedad filial y de la autoridad de los sabios y los acomodados, de los que ya creen haberle demostrado a la vida que son alguien y esperan su justa retribución. La verdadera humildad es la quien se escucha a si mismo, la que no teme la replica del yo cuando considera que se ha equivocado, la que evita la cólera cuando se siente contradicho por otros, la que no teme el juicio, porque siendo sencillo no tienen nada que demostrar a nadie. La pregunta honesta es la salvación, es el disolvente universal contra los prejuicios y las tradiciones. Las cosas caen por si mismas cuando no se mantienen, pero de las preguntas no tenemos nada que temer, porque cuando preguntamos creamos un vacío que se llena con una respuesta y apilando respuestas creamos un sistema que se renueva y mejora con nuevas preguntas. Pero si nuestras cuestiones ya tienen sus creencias en la recamara y las exponemos maquilladas para parecer respuestas, mejor no hagamos nada o estaremos engañándonos y confundiéndonos hasta el final de nuestros días.


http://www.youtube.com/watch?v=8OmqUGJVwy4

Hay que renovarse, vaciarse de lo que nos pesa y tomar lo que nos ayuda y sirve. Quizás así, logremos romper estas cadenas tan ferreas y crueles que nos atan y someten. Quizás así nos liberemos y liberemos a los que hemos oprimido. Quizás así los mentirosos tengan que dejar de mentir, quizás los violentos tengan que dejar de agredir y quizás el poder deje de ser algo opresivo. Quizás así dejemos de crear un futuro cada vez más oscuro, quizás así tendremos algo que legarle a nuestros hijos, quizás así al despertarnos por las mañanas sintamos ilusión por nuestra propia vida y logremos amarnos a nosotros y al resto. Quizás así podamos vivir con sencillez y el lujo sea desterrado del extremo deseable. Quizás así hagamos nuestra vida nuestra y se la devolvamos a los que se la estamos robando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario