viernes, 27 de mayo de 2011

Y en algún momento alguien cometerá un error

http://www.youtube.com/watch?v=SD6PBJgas1E&feature=fvst

Habéis encendido la mecha de vuestra propia pira. Pobres que creyendo que os podíais amparar en la ley y la autoridad habéis cargado contra quien solo mantenía las manos en alto. Los golpes de las porras no han partido solo carne y hueso, han roto la mascara que cubría al Estado y el rostro de la violencia y la opresión han quedado al descubierto.

Paz respondida con violencia, violencia dañando a los pacíficos, pacíficos arrastrados sangrantes por las aceras. Cada gota de sangre es unos ojos abriéndose y cada lágrima un grito de horror en una casa. Triste negocio os saldrá de esto, porque pocas excusas van a lograr protegeros. La fuerza con la que ordenasteis la agresión se vuelve en vuestra contra y el dolor de familiares, amigos y compañeros os derribará de vuestro trono.


Y dormida ciudadanía, hermanos y hermanas, ahora que nos han hecho heridas y contusiones ¿pensáis volveros activos o esperareis a que la marea de nuestra sangre entre por la rendija de vuestras puertas? ¿Que refugio tomareis en vuestra desconexión, cual será vuestra decisión?

¿Cual será el argumento?

¿Es cosa de jóvenes radicales? Mirad nuestras heridas en quienes tienen 50 años.

¿Es cosa de manipulación e ignorancia? Mirad nuestros títulos y carreras.

¿Se imponen criterios? Mirad como se promueve la democracia y el diálogo.


Ya no hay forma de negarlo, la brutalidad lo ha revelado. Si la ciudadanía decide, si la ciudadanía habla ¿porque hay que expulsarla y porque hay que encubrir la expulsión argumentando que hay que limpiar? ¿Considerarán que la basura a limpiar somos nosotros, parte de la ciudadanía de este país? ¿Donde está la transparencia, que motivo es el que realmente se está tapando?


No esperéis a que entren casas. Ya os han impuesto una educación, una forma de trabajo, un modelo social y relacional. Os han contado medias verdades y plenas mentiras, os han hecho creer que el mundo es de una manera, os han querido confundir, os dijeron que leer y como hacerlo, que ver y cuando hacerlo, que os debe gustar y como disfrutarlo. Levantaos y proclamad un basta lo suficientemente grande como para que en otros lugares los demás sometidos y sumidos en una rutina que no desean puedan manifestarse.


Es la hora de la tolerancia, de la argumentación y convivencia. Es hora de dejar de querer limpiar plazas y limpiar conciencias. Es hora de que el ser humano deje atrás su tradición de violencia. Volveremos a levantar las manos, hasta que no quede hueso entero en nuestro cuerpo, si es necesario nos acompañará nuestra gente en nuestros propios velatorios. Pero vamos a demostrar la pureza de nuestra causa y lo correcto de nuestros métodos.


Por nuestra libertad, por la vuestra, alzad las manos y sanemos este mundo que tanto hemos dañado con ambición e ignorancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario