domingo, 29 de mayo de 2011

¿De que estamos hablando?

Parece ser que una inconformidad creciente está devorando el movimiento que empezó en el quince de Marzo. Una bestia huele a rivalidad y a ego, a bulo y a mentira, a cólera y enemistad. Siendo tan alta la meta no logro entender porque valen excusas tan pequeñas para hacer saltar la sangre. Quizás recuerde mal, pero esto empezó para revelarse contra un sistema opresor y dañino. Creo que ya es lo bastante complejo como para que nos distraigamos con cosas menores.


Estamos desarrollando un exquisito paladar para distinguir los nombre y apellidos de quién están detrás de cada acción. Está empezando a crecer un tercer ojo crítico, pero no hacia los argumentos, sino hacia de quien procede la propuesta. Que lamentable y que doloroso ver como las suspicacia está matando lo más importante que está pasando en mucho tiempo. La conspiranoia en la que estamos cayendo va ha terminar por hacernos cortarnos la mano derecha, simplemente por estar a la derecha de nuestro cuerpo, ya que creemos que por estar ahí nos intentará estrangular.


Se debe una felicitación:

Felicidades, hemos caído en la trampa del recelo, la individualidad y el mérito. Ellos lo intentaron y nosotros lo hicimos posible. Ellos no educaron para temernos y nosotros estamos siguiendo sus instrucciones con intachable eficacia. Bravo, el malestar hacia lo injusto se está convirtiendo en aversión a nuestros vecino/a.


Nos estamos arrogando el privilegio de elegir la Verdad, el Buen Camino. Benditas sean las redes y los grupos de facebook, que son el principal instrumento con el que nos estamos perdiendo en nuestra camino, el que entre todos/as construimos. La mascara de Internet aleja del mundo y sin ver las sensibilidades de los demás sentamos cátedra sobre lo que se debe hacer. Como martillos estamos machacando lo que sea necesario porque nos sentimos agentes iluminados e imprescindibles de un cambio por el que el mundo nos debería estar agradecido. Nuestras opiniones no están siendo sobre piedras, son sobre personas y sus creencias. Pedimos respeto mientras descalificamos las motivaciones e intenciones de otros. Planteamos nuestra alternativa sin tener en cuenta que con ella desprestigiamos a otros y los desautorizamos. Pedir igualdad y justicia mientras imponemos a los demás, suena tanto a tribuna parlamentaria... ¿estamos siendo un organismo paralelo pero no institucionalizado que sustituirá al actual para desempeñar el mismo papel con otros nombres? Prudencia, necesitamos un paso atrás y pensar sobre lo que hacemos.


La extraña fijación que se mantiene con la cuestión de la acampada es bochornosa. ¿Diseñar alternativas al sistema? ¿reflexionar sobre propuestas? ¿preparar escritos para enviarlos a las autoridades?¿Participar de la gestión de los movimientos? ¿Alentar a la gente con buenas palabras? No, por favor, es preferible que nos dediquemos a dirimir sobre la acampada y como Salomones sin sabiduría darnos a la polémica. No comprendo, con la cantidad de trabajo que tenemos entre manos, porque dedicamos tantas horas ingentes a postear en facebook cuestiones de relevancia secundaria y a pelearnos entre nosotros. Si cada cual ya tiene algo que hacer, no se dedicas a meterte en la labor que otras personas estén desempeñando y menos a cargar contra ellos con un ariete. Aceptemos que cada cual está protagonizando un papel y con paciencia y simpatía reflexionemos sobre lo que los demás nos ofrecen y argumentan. Las circunstancias van cambiando y las necesidades que satisfacer también, así que aceptemos este principio sagrado y que cada cual intente adaptarse como buenamente pueda y si siente alguna desorientación que consulte con el resto de compañeros/as.


¿Soy el único que siente un profundo cansancio por la existencia de etiquetas? ¿Es necesario que sigan existiendo varios grupos que dividen a la gente en varias iniciativas cuando se supone que todos vamos en el mismo barco? Estado de malestar, DRY, gestión de la acampadas, etc... lo mejor que pueden aportar en este momento es transitar hacia la fusión en una sola plataforma común. Sin negociaciones, son dudas ni peros ¿Qué se necesita negociar si se supone que todo lo nuestro ya es común? Me aburro de esa vehemencia por identificar de donde viene cada uno y de las ansias de protagonismo por pertenencia que se exhibe en ocasiones cuando aquí todos y todas somos uno.


Recordad, hermanas y hermanos, que no hay mejor decisión que la que se toma con prudencia, mejor compañía que la que se disfruta y mejor reflexión que la que se comparte. Ánimo.


viernes, 27 de mayo de 2011

Y en algún momento alguien cometerá un error

http://www.youtube.com/watch?v=SD6PBJgas1E&feature=fvst

Habéis encendido la mecha de vuestra propia pira. Pobres que creyendo que os podíais amparar en la ley y la autoridad habéis cargado contra quien solo mantenía las manos en alto. Los golpes de las porras no han partido solo carne y hueso, han roto la mascara que cubría al Estado y el rostro de la violencia y la opresión han quedado al descubierto.

Paz respondida con violencia, violencia dañando a los pacíficos, pacíficos arrastrados sangrantes por las aceras. Cada gota de sangre es unos ojos abriéndose y cada lágrima un grito de horror en una casa. Triste negocio os saldrá de esto, porque pocas excusas van a lograr protegeros. La fuerza con la que ordenasteis la agresión se vuelve en vuestra contra y el dolor de familiares, amigos y compañeros os derribará de vuestro trono.


Y dormida ciudadanía, hermanos y hermanas, ahora que nos han hecho heridas y contusiones ¿pensáis volveros activos o esperareis a que la marea de nuestra sangre entre por la rendija de vuestras puertas? ¿Que refugio tomareis en vuestra desconexión, cual será vuestra decisión?

¿Cual será el argumento?

¿Es cosa de jóvenes radicales? Mirad nuestras heridas en quienes tienen 50 años.

¿Es cosa de manipulación e ignorancia? Mirad nuestros títulos y carreras.

¿Se imponen criterios? Mirad como se promueve la democracia y el diálogo.


Ya no hay forma de negarlo, la brutalidad lo ha revelado. Si la ciudadanía decide, si la ciudadanía habla ¿porque hay que expulsarla y porque hay que encubrir la expulsión argumentando que hay que limpiar? ¿Considerarán que la basura a limpiar somos nosotros, parte de la ciudadanía de este país? ¿Donde está la transparencia, que motivo es el que realmente se está tapando?


No esperéis a que entren casas. Ya os han impuesto una educación, una forma de trabajo, un modelo social y relacional. Os han contado medias verdades y plenas mentiras, os han hecho creer que el mundo es de una manera, os han querido confundir, os dijeron que leer y como hacerlo, que ver y cuando hacerlo, que os debe gustar y como disfrutarlo. Levantaos y proclamad un basta lo suficientemente grande como para que en otros lugares los demás sometidos y sumidos en una rutina que no desean puedan manifestarse.


Es la hora de la tolerancia, de la argumentación y convivencia. Es hora de dejar de querer limpiar plazas y limpiar conciencias. Es hora de que el ser humano deje atrás su tradición de violencia. Volveremos a levantar las manos, hasta que no quede hueso entero en nuestro cuerpo, si es necesario nos acompañará nuestra gente en nuestros propios velatorios. Pero vamos a demostrar la pureza de nuestra causa y lo correcto de nuestros métodos.


Por nuestra libertad, por la vuestra, alzad las manos y sanemos este mundo que tanto hemos dañado con ambición e ignorancia.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Sermón del Juicio

http://www.youtube.com/watch?v=Dlr90NLDp-0

Ay de vosotros, ay de vosotros que vivís la vida sin vivirla, que ponéis gruesas vendas sobre vuestros ojos y no queréis conocer de donde venís y a donde vais, porque así camináis perdidos hasta el fin de vuestros días.

Ay de todo aquel y aquella que en el camino se ha desorientado y va a oscuras, siguiendo una luz al fondo del camino que desconocen, pues esa trémula luminiscencia no es más que un cebo traidor, como el de las bestias submarinas que atraen a las presas a su boca.

Ay del que elige expulsar la verdad de sus ojos y la piedad de su corazón por no temer las tragedias del día, pues mañana volverán con redobladas fuerzas y entre llantos y rechinar de dientes dirán “No los vi venir”.

Ay del que retoza en el descontento mientras se baña en oro, pues vive sin saberlo del robo del pobre, quitándole hasta el derecho a la queja.


Benditos sean los que deciden poner sus ojos en el camino y toman su senda, pues de ellos será su vida y traerán regocijo a los perdidos.

Bienaventurados los que trabajan para si y para los otros y no dejan que sus sentidos sean engañados por las ofertas y los anuncios de los que quieren su extravío.

Sabios son aquellos y aquellas que tantean y avanzan con prudencia, pues por ellos serán las ciudades seguras y los reinos fuertes y con su bondad permitirán el desarrollo de mil almas.

Gloria a los que se restan gloria en su obra para repartirla entre los otros, pues ellos serán llamados líderes y amigos de los suyos y con sus acciones garantizan el bien de todos.

Grande el que desde atrás actúa y quita las piedras del avance de sus hermanos y hermanas, pues no hay mayor poder que el de aquel que pudiendo grandes cosas no se exhibe y hace lo suficiente para que los demás puedan continuar.


Pobre del poderoso, del rico, del que tiene fama y honores, que recostado en el palanquín y llevado por otros y rodeado de hojas de palma no llega a ver el abismo al que se acerca.

Lamentos por el traidor y el mentiroso, porque con su red de quimeras solo se aleja más del mundo y el corazón de los que le rodean.

Desgraciado del que divide y crea perfidia para garantizar su hegemonía, pues en toda la altitud de su gran trono se encuentra tan solo como los picos de las montañas.

Tristes aquellos que someten y oprimen las libertades, promulgan malas normas y desprecian a otros, porque tras sus terribles obras se encuentran corazones débiles y dolidos con el mundo.

Graves los lamentos por los que desean mal y sumisión para el resto, pues se acerca la Hora del Juicio de las Acciones y los Corazones, y serán estos los que despojados de la gema y el armiño descubrirán la pobreza de su alma y la soledad de su malicia.

lunes, 23 de mayo de 2011

Carta a nuestros compañeros

A la atención de todos los que están en esto,


Después de haber pasado una semana asistiendo a las concentraciones de mi ciudad, informándome intensivamente e incluso pasando una noche allí, hay algunas cuestiones que me preocupan y otras que simplemente me gustaría comentar. Para abrir la carta me gustaría agradecerle a todas las personas que han asistido, asisten y asistirán a las concentraciones, acampadas, debates domésticos, etc, sobre lo que está pasando, así como a las personas que más intensamente se están dedicando a trabajar en esto. También a los que hoy, mañana, dentro de una semana o más descubran que vale la pena dedicar algo de tiempo a buscar información sobre lo que está pasando, ya que lo realmente relevante es que la persona confronte el mundo y se vuelva activo en el mismo, aunque no sea el primero en "despertar".

Por lo que he podido observar en las redes sociales y en las reuniones de mi ciudad, la fragmentación y otros malestares amenazan el buen funcionamiento de la iniciativa. Un movimiento como éste es muy heterogéneo y la dificultad inherente que supone el debate entre cientos o miles de personas está dando la cara. Por ello, más allá de propuestas concretas es necesario explicitar la ideología que subyace a todo lo que estamos haciendo, o si no, nos encontraremos discutiendo en el vació. Una oportunidad histórica como esta no debe caer en saco roto y no debemos perder tanta fuerza por ser imprecisos/as. A mi entender, es bueno dejar de hablar de derechas o izquierdas, por la simple razón de que esta dicotomía es la que nos lleva dividiendo desde el principio de los tiempos como ciudadanos, en la gran mayoría de las ocasiones sin conocer el significado de las mismas. No se me interprete mal al decir esto, no pretendo decir que éstas definiciones políticas no están presentes en el movimiento, la intención es dejar de lado unos términos manidos que unos y otros tienden a lanzarse violentamente, siendo su mayor utilidad enquistar enemistades e insultar. Es mejor partir de la base de la argumentación y la reflexión para crear una ideología y unas propuestas que pidan lo que resulte necesario, sin sufrir el lastre de décadas de conflictos y violencia. En este momento es más importante la iniciativa y la creatividad que consultar el libro de los agravios para el desprestigios de unos y otros.


Por lo que he podido comprobar y que me corrija quienes lean esto si me encuentro en un error, encuentro clara cual es la inciativa común que está moviendo todo esto. Se pretende desde las diferentes concentraciones llevar esta sociedad a un mejor estado. Para ello se toman como fundamentales algunos principios que se desea garantizar con calidad suficiente:

  • políticos: representatividad real, configuración abierta y responsabilidad de los cargos

  • de bienestar: salud, servicios de asistencia y públicos y vivienda digna

  • de trabajo: disponibilidad de puestos laborales y buena formación en los mismos.

  • de educación: desarrollo personal y cívico.

  • económicos: control y supervisión de las entidades bancarias, así como del ámbito fiscal y revisión de las diversas inversiones que se están llevando a cabo, como en el apartado militar

  • de convivencia: libertad, tolerancia e igualdad.


Mientras tengamos bien claro cual es la meta común, tendremos algo con lo que trabajar juntos, pudiendo postergar las posibles divergencias que puedan surgir al llevarlo a cabo. La forma en las que esto se concrete es realmente relevante, pero puede ser operativizado de diversas maneras, algunas de las cuales puede presentar la misma calidad y/o utilidad. Si recordamos que esos son los principios deseados y con los que nos hemos comprometido será más fácil ser transigentes y comprensivos con las alternativas que se nos presenten, pudiendo llevar a cabo una valoración más sincera y prudente de las mismas. Elaboremos propuestas e iniciativas hasta que las diferencias sean insalvables y en ese momento practiquemos el respeto hacia otras perspectivas.


A este respecto es de donde viene una de mis preocupaciones. Debemos guardar un gran cuidado a cerca de nuestro comportamiento y nuestra actitud o la incoherencia nos dejará al mismo nivel que a la clase política y a la ciudadanía perezosa cuyas acciones tanto nos desagradan. Estamos pidiendo respeto, justicia e igualdad ¿pero acaso eso no empieza con nuestra propia práctica? ¿Como podemos pedirlo mientras insultamos y despreciamos a otros? Es comprensible que durante una manifestación y hartos y hartas del abuso, las mentiras y el sometimiento se clamen consignas que se pasen algunos de los filtros siempre que no sobrepasen cierto punto. Se pueden aceptar algunas como "Que gobiernen las putas, sus hijos no saben", a pesar de que sea poco respetuosa y de la carga sexista de la misma, (no es necesario pasarse de beato). Pero no son aceptables cosas como "Contra la corrupción, político a prisión. Contra la usura, banquero al paredón", más teniendo en cuenta las connotaciones que "paredón" tiene en nuestro país. No hago una proclama de las "buenas formas" en la vida en general, ahí cada uno que diga las cosas al gusto, pero en estos actos públicos se debemos atender a ciertas cuestiones, sobre todo pidiendo lo que pedimos.


Al hilo de lo mismo, comentaría lo que ha sucedido durante una procesión en Granada. Es inaceptable que un grupo de personas interrumpan un acto de fe de otras y las increpen. Es cierto que la Iglesa ha manifestado una actitud poco adecuada en varios temas y que para muchos las procesiones no son cultivo de buen caldo, pero aún así, eso no justifica el abordaje que a esas personas se les hizo durante su práctica religiosa. Si ese colectivo no estaba haciendo nada que dañe a otros ¿que razón o motivo hay para que otros sujetos interrumpan lo que hacen? ¿alegar la vinculación que pueda haber con la Iglesia? Pues bien, tengan claro los que proceden de esta forma que a la Iglesia no han hecho daño alguno, pero a los que estaban procesando le han causado un profundo malestar además de crear una imagen del movimiento nefasta y con razón, además, con la incoherencia que supone respecto de los valores que defendemos. Si lo que se considera es que las subvenciones del estado a la Iglesia son inapropiadas, pidamos su cese, pero respetemos las creencias de los demás. Si la lucha se vuelve hostil y represora no llegaremos a nada bueno ¿acaso es mejor ser inquisidor de los inquisidores que inquisidor? Ojo por ojo y el mundo quedó ciego.


Este respeto ha de mantenerse en el seno de nuestro movimiento y también hacia afuera. Recordemos que pese a toda nuestra convicción y fuerza somos una parte de la sociedad, no toda ella. Nuestro avance debe ser decidido, pero también prudente y humilde, no juzgando a mal a todos los que aún no se han sumado o toman opciones distintas. Si hiciésemos eso, solo seríamos otro de tantos grupos de iluminados que creen que van a salvar el mundo tomando a los demás como ineptos. En ese caso propugnaríamos cambiar la oligarquía de la clase política por una falsa oligarquía del pueblo, aunque empecemos pidiendo democracia e igualdad, eso ya ha pasado antes en nuestra larga historia. Esto se ha visto en algunas reuniones, ya que algunos "abanderados del Bien Superior" han hecho aparición, dictando y dictaminando e incluso despreciando a sus compañeros y dividiendo el movimiento o intentando desgajarla para tomar su propia iniciativa.



Espero que sea de utilidad, un abrazo y ánimo, aún nos queda mucho por delante,

Daniel

sábado, 21 de mayo de 2011

Lo he visto con mis propios ojos. Después de horas y horas no me queda ya ninguna duda. La voluntad perdida entre mares de propaganda, mentiras y excusas está renaciendo en el pecho de cada español y española. La confusión pacientemente sembrada desde muchos entronizados lugares de poder se está desvaneciendo. El egoísmo y el individualismo con el que nos han intentado dividir desde que venimos a este mundo está dejando paso a un solo latir, un solo grito, un solo ser. El sinsentido la la violencia que nos hace vivir en un abuso constante de los que estamos aquí y de los que están allá está siendo cuestionada para nuestro beneficio y el suyo.


Se levantan amaneceres que brillan de otra manera. Atrás está quedando la pasividad de quien que en nada se metía si no afectaba al sofá de su casa, de quien que no se cuestionaba la palabra de su político, del experto, del líder. Estamos sacando el cuchillo que ayudamos a hincar en las carnes de aquellos a los que convertimos en débiles: inmigrantes, mujeres, trabajadores, minorías oprimidas y mayorías adormecidas. Ésta marea no puede ser detenida, porque es una marea viva, una marea consciente, una marea que sabe de donde viene y a donde quiere ir, una marea que barrera aquello que obstruye su paso y que al llegar a su objetivo regará los campos de un futuro mejor, un mañana que no condena a nuestros hijos e hijas, que nos promete solidaridad, desarrollo, alimentación, convivencia y paz. Después de la noche siempre viene el día y el crepúsculo que han impuesto en nuestros corazones está siendo levantado por cada uno y cada una de los que estamos aquí y ayudamos a que otro en algún lugar levante el suyo.


Por cada palabra que se levanta contra nosotros, contra quienes aman más que grita, aunque pasemos tardes enteras gritando, surge diez apoyos más por la incoherencia de sus críticas, ante el hecho de que sus mentiras ya no pueden andar más lejos. Pero aún así no los odiamos ni los repudiaremos. En su libertad han decidido vivir en el miedo, en jerarquías de sumisión y en la confusión y no hay nadie que sea más afectado que ellos y ellas, pues son ellos los que no logran sentir el calor y el bienestar de formar parte de algo más grande que ellos, que traerá una nueva era.

Una era en la que no habrá esperanza, porque nada habrá nada que esperar, porque cada uno y cada una construirá con la ayuda de los demás su propio camino. Un tiempo en el que no tendremos que desconectar nuestra ética y nuestra moral cuando compremos y veamos el telediario, en que sabremos que cuando nuestros niños y niñas vayan a la escuela y la universidad serán formados integralmente en la pluralidad, la responsabilidad y en la libertad de sus propias creencias.


Es el momento, un momento que con orgullo quedará marcado en los libros de historia. Hubo un tiempo en el que España fue una potencia económica y militar a la que el resto de Europa temía. Pues después de nuestro descalabro, de nuestro sometimiento a otras fuerzas, en ocasiones de dentro y otras de fuera, volveremos a ser una potencia. Pero esta vez no por el miedo y la riqueza de nuestras arcas. Seremos una potencia que tendrá nuestros almacenes llenos de alimentos, nuestras bibliotecas llenas de libros, nuestras redes informáticas llenas de cultura, nuestros cargos políticos llenos de responsabilidad y una ciudadanía llena de sensatez. Y seremos respetados porque seremos ejemplo de como vivir y hacer en los demás sin imposición alguna, llevando el bienestar allí donde quieran tenerlo, porque hermanos y hermanas, la familia humana no se acaba en la frontera de nuestro país.

jueves, 19 de mayo de 2011

Un buen momento

Hoy es un buen día para las preguntas, para preguntar sobre muchísimas cosas, porque hoy algunas respuestas pueden ser fácilmente accesibles. Cada uno que se haga las que crea convenientes, pero si me dejáis, a mi me gustaría haceros algunas;


Si siempre habéis querido un cambio ¿porque no estáis trabajando por él?

Si en las cafeterías salváis el mundo ¿porque no en una concentración?

Si os duele ver el telediario ¿porque no plantear arreglo a esos males?

Si os quejáis de la formación ¿porque no pedís una que sea mejor?

Si desconfiáis de la política ¿porque no buscáis vuestra propia forma en la política?

Si os sentís perdidos y perdidas ¿porque no buscáis orientación?

Si sabéis que os engañan ¿porque no buscáis vuestra propia explicación?


No tiene sentido plantearse una queja si uno no busca una solución, no conviene ver las cosas como un problema si uno no se plantea el arreglo. ¿Qué sentido tiene pasarse la vida sitiándose en una lucha y padeciendo solos e ignorar el momento en el que puedes encontrar gente con la que remar en la misma dirección? ¿Porque frustrarse por no ser escuchados si uno renuncia a ir a los foros donde todos hablan como iguales?


Todo tiene su momento para ocurrir y este es el momento de cosas grandes. Cosas grandes echas por nosotros y nosotras, decididas por nosotros y nosotras. Después de tantas quejas, de tanta frustración por fin se está acumulando la fuerza necesaria para que se produzca un cambio. El mundo entero se está levantando frente a la enfermedad que lo está devorando. La pasividad, las mentiras, la ambigüedad, el abuso... palabras que pueden formar parte del pasado si sumamos un empujón más para mover la piedra. Pero aún son palabras que están presentes. La cobertura de algunos medios está teniendo una intencionalidad clara, las opiniones en prensa y en radio buscan el desprestigio de un movimiento que puede terminar con la forma de ser y hacer del mundo tal y como lo conocemos. Un cambio a mejor, una reforma que ponga al ser humano y su relación con los congéneres y el entorno en una posición de respeto y convivencia, una reflexión sobre valores y formas que permitan crear una manera armónica de estar.


No hay mejor manera de despejar dudas que ver con los propios ojos y escuchar con los propios oídos. Ir a las reuniones que se están celebrando no suponen un coste de muerte, lo que si tienen es un pago en aprendizaje, en crecimiento, en conocer las cosas de primera mano, sin permitir que tertulianos radiofónicos ni convenidos políticos y presentadores medien en nuestro conocimiento sobre el mundo.


Y creo que también es necesario dar gracias a todas esas personas que hicieron de su malestar un remedio y de su espera un proyecto que cada día esta creciendo y promete traer un mundo mejor, así como todos y todas aquellas que día a día van asomándose a lo que va pasando y se suman al trabajo y a aquellos y aquellas que más pronto que tarde se sumarán, porque son los que están haciendo posible que este suceda, ya que al fin y al cabo esto no tiene más meta que el bienestar y el desarrollo de la familia que en realidad todos somos.


Un saludo y gracias, difundid esto tanto como queráis.

martes, 17 de mayo de 2011

Quizás...

Me gustaría que esta entrada resultara conmovedora, los suficiente como para que todos al leerla y comprederla lloraran, pero no me voy a esforzar en que lo sea. Que sea un acto libre, porque a quien sea le apetece hacerlo, porque quiere, no porque se le obligue o porque deba. Esta entrada no tiene ni tendrá valor, no es una obra literaria que espere reconocimiento ni opinión, lo único importante es lo que sienta cada uno y solo eso. Quizás sea útil como instrumento para saber que es lo que le duele a cada uno o lo que sabe acerca de como están las cosas. Por supuesto usaré a Alanis y tampoco es importante lo que opináis sobre ella. Si os gusta su voz, sus movimientos espásticos, la calidad del video o el rimel que usa es secundario. Tenéis la opción de hacer clicq en sus links y escuchar/leer las canciones que he elegido y ver que es lo que os inspira a pensar dentro de la intención que tiene esta entrada. Y es que muchas cosas secundarias las hemos convertidas en primarias y las primarias hemos querido ignorarlas aunque nos estén dejando sordos con sus gritos.


http://www.youtube.com/watch?v=PBefMFTQN0I

Después de algunos reconocimientos, algunas cosas bien escritas y algunos laureles me he creído algo más bueno que el resto. No dejéis que os pase si lo que realmente queréis es estar con los demás, querer, ayudar, o empezareis a irritaros por lo que los demás no saben o no hacen. Y entonces, creyendo que tenemos algún criterio de bondad exigiremos y con eso vendrá nuestro sufrimiento y el de los demás. Al fin y al cabo, lo que todos queremos en el fondo es lo mismo. Seguridad, bienestar, cariño, aprecio, cuidados, una explicación sobre el mundo... pero nos perdemos en las vías para lograrlo y acabamos consiguiendo justamente lo contrario. Y en ese contrario caemos en el control. Ese control quiere atar a los demás para que hagan lo que "deben" pero también nos ata a nosotros con lo que "debemos", con la perfección , con la excelencia, con la superioridad... y ya todo son brumas y confusión. Invadidos de criterios que nos alejan de nosotros mismo y de los demás, siempre perdidos, llanto y rechinar de dientes. Y los que hablan de respeto e injusticia caen en la sorna y la burla de los que no piensan como ellos, se convierten en inquisidores de los inquisidores.


http://www.youtube.com/watch?v=t4XrknSl5OY

No se en que momento o a que se debió, posiblemente sea una forma de no-tan-buena-adaptación que casi va de suyo en el ser humano. Pero tenemos libertad para elegir cuando nos dan la opción y la vemos clara y verla clara es cuestión muchas veces de quererlo hacer. La pregunta es porque no nos están dando la opción. Quizás nadie nos está descubriendo como estamos viviendo bañados en sangre, quizás porque ni si quiera a nosotros mismos nos interesa. Es mejor discutir del aborto y de la eutanasia, cosas que se aplicarían en muy pocos casos, dando de lado a los problema que afectan a millones. Es mejor para nosotros tener este circo para sentirnos poderosos moralmente. Discutir sobre la vida, sus fundamentos y acabar remontándonos a la existencia de Dios. Creer que estamos discutiendo cosas elevadas para las que se requiere una gran evolución social.

Pues bien, mira tu ropa y tu ordenador y tus muebles y tu juegos y tus libros... y ahora dinos, cuentanos de donde han salido. Hazte la pregunta ¿como los hemos conseguido? ¿Sabes la respuesta o tienes que informarte? No saber no produce mal siempre que se tenga inquietud por conocer lo que se debe ¿Y que es lo que se debe conocer? ¿El ciclo del agua, la fotosíntesis, el calculo de raíces cuadradas? ¿O quizás de donde salen los recursos, que efectos tienen nuestros actos en los demás y el de los demás en nosotros, que coste está teniendo nuestra forma de vida en nosotros y en el resto?

¿Que respuesta damos a las preguntas que se nos hacen? ¿Son nuestras? ¿O a caso coreamos las explicaciones de nuestros amigos, nuestra universidad, nuestro partido, nuestra iglesia? ¿Nos hemos vuelto impresionables ante las explicaciones o simplemente cómodos y por eso aceptamos sin crítica lo que mejor nos conviene? Quizás retiramos la vista del mundo porque nos sentimos abrumados y no vemos medio ni fin. Y por no ver el sufrimiento que estamos ocasionando somos caínes de nuestros propios abeles y abeles de nuestros propios caínes.


http://www.youtube.com/watch?v=425NbS1dUGs&playnext=1&list=PLB502DB9D93006AE4

Estamos inmersos en un vórtice de creencias no cuestionadas y al final lo que acabamos es cuestionándonos a nosotros mismos y a los demás. Es cierto que el humano puede ser un lobo para el humano, pero así no van bien las cosas. Pero mientras sigamos manteniendo la misma pose por miedo e incertidumbre, todo seguirá en falso estatismo y normalidad.

Solo la humildad nos puede salvar pero no la humildad que nos han vendido. Ya basta de bajar la cabeza frente a las palabras de los prepotentes y de los convencidos, de los que esgrimen ciencia, tradición y superstición como herramientas del poder. Ya basta de piedad filial y de la autoridad de los sabios y los acomodados, de los que ya creen haberle demostrado a la vida que son alguien y esperan su justa retribución. La verdadera humildad es la quien se escucha a si mismo, la que no teme la replica del yo cuando considera que se ha equivocado, la que evita la cólera cuando se siente contradicho por otros, la que no teme el juicio, porque siendo sencillo no tienen nada que demostrar a nadie. La pregunta honesta es la salvación, es el disolvente universal contra los prejuicios y las tradiciones. Las cosas caen por si mismas cuando no se mantienen, pero de las preguntas no tenemos nada que temer, porque cuando preguntamos creamos un vacío que se llena con una respuesta y apilando respuestas creamos un sistema que se renueva y mejora con nuevas preguntas. Pero si nuestras cuestiones ya tienen sus creencias en la recamara y las exponemos maquilladas para parecer respuestas, mejor no hagamos nada o estaremos engañándonos y confundiéndonos hasta el final de nuestros días.


http://www.youtube.com/watch?v=8OmqUGJVwy4

Hay que renovarse, vaciarse de lo que nos pesa y tomar lo que nos ayuda y sirve. Quizás así, logremos romper estas cadenas tan ferreas y crueles que nos atan y someten. Quizás así nos liberemos y liberemos a los que hemos oprimido. Quizás así los mentirosos tengan que dejar de mentir, quizás los violentos tengan que dejar de agredir y quizás el poder deje de ser algo opresivo. Quizás así dejemos de crear un futuro cada vez más oscuro, quizás así tendremos algo que legarle a nuestros hijos, quizás así al despertarnos por las mañanas sintamos ilusión por nuestra propia vida y logremos amarnos a nosotros y al resto. Quizás así podamos vivir con sencillez y el lujo sea desterrado del extremo deseable. Quizás así hagamos nuestra vida nuestra y se la devolvamos a los que se la estamos robando.